Conejo de Nueva Zelanda (neozelandés)

Tipo

La concepción moderna del tipo ideal debe dar la impresión de equilibrio y de uniformidad: el animal exhibirá las condiciones maestras de un «productor de carne» perfecto, es decir, mediana longitud del cuerpo, muslos bien redondeados, riñones y costillas cubiertos de carne, dirigidos hacia delante para combinarse con los hombros, que se equilibraran con el resto del cuerpo; éste cuerpo será lo suficientemente profunda para armonizarse con las demás proporciones.

 

Longitud ideal del cuerpo: macho, 47 cm.; hembra, 49,5 cm. (Medidas tomadas desde la punta del hocico hasta la base de la cola.

Cuarto trasero: tiene que ser ancho, uniforme y bien redondeado, acolchado de carne dura. Parte baja de los muslos bien desarrollada, el cuarto trasero debe contrapesar con las espaldas, aunque ligeramente más pesado.

Dorso: ancho, firme y entrado en carnes, con tanta carne como sea posible a ambos lados de la arista vertebral, a lo largo de toda su longitud, pero con perfil estrechándose ligeramente en dirección a los hombros.

Hombros: bien desarrollados, proporcionados con la envergadura de las costillas y de los muslos.

Defectos: piel floja, exceso de grasa en los hombros.

Peso y contenido (o condiciones generales): la carne deberá ofrecerse firme y densa a la palpación, en todo el cuerpo, principalmente en los muslos y a lo largo de la rabadilla, sin excesos de grasa ni índice de flacidez. El sujeto no presentara ningún indicio de enfermedad epidémica ni endémica.

Peso ideal:  macho adulto, 4,5 Kg; hembra, 5,4 Kg

Peso exigido al registro: macho adulto, de 4 a 5 Kg; hembra, 4,5 a 5,4 Kg

Defectos: hombros estrechos, cuerpo alargado o estrecho, cuerpo extremadamente corto y apelotonado, cuartos traseros en declive brusco, muslos cóncavos, osamenta pequeña.

Piel

Pelo muy denso, grueso al tacto. El pelo no será ni áspero ni rígido, ni demasiado fino o sedoso, ni recordando en ningún caso el vellón.

Los pelos largos no serán excesivamente lanosos, ni demasiado tupidos, o sea, lo suficientemente densos para ofrecer una resistencia a la mano al pasar a contrapelo; los pelos deben volver inmediatamente a su posicion normal.

La subcapa será fina, suave y compacta, con abundante implantación de pelos largos, más gruesos y más duros. Estos pelos largos serán visibles hasta la piel y se prolongarán por encima de la capa subyacente, formando una superficie protectora de la capa inferior, y darán cuerpo y densidad a la piel.

La misma cualidad deberá extenderse a los flancos y debajo del estómago, dando lugar a una piel ancha más utilizable. El pelo, bajo el estómago, será más grueso, aunque más corto, evitando el tipo de lana suave bajo el estómago y hasta los ijares.

La diferencia entre la longitud de los pelos y la borra no será superior a los 3,17 mm. Un pelo denso y corto es preferible a un pelo largo e irregularmente distribuido.

El pelo bien insertado en la piel, sin desigualdades, debidas a la muda, o sea sin zonas con menos pelos largos o con variaciones de pigmentación.

El pelo será brillante, vivo, sin fragilidad ni seco. La piel, limpia, brillante y carente de cualquier mancha.

Defectos: piel corta, pelos finos y superficiales; piel demasiado suave, dando lugar al factor vello, principalmente bajo el mago y hasta los ijares.

Descalificación:  si la piel sé crespa y recuerda el vello.

Color

Es necesario un blanco puro, absolutamente limpio de suciedades o fiemo de las jaulas.

Descalificación:  todo otro color.

Cabeza

La cabeza será maciza desde el extremo hasta la base, con la cara convexa así como las mejillas.

Ligera curvatura entre los ojos y el hocico. El volumen de la cabeza debe armonizarse con el cuerpo, mayor en el macho; la cabeza estará implantada cerca de los hombros, el cuello corto.

La hembra tendrá la papada mediana.

Defectos: cabeza larga, estrecha, extremada curvatura entre los ojos y el hocico; hocico puntiagudo.

Ojos

Brillantes y expresivos, color rosa.

Defectos: párpados replegándose sobre ellos mismos.

Orejas

De grosor media y bien implantadas sobre la cabeza y erguidas, proporcionadas a la talla del cuerpo y el volumen de la cabeza. Extremos redondeados.
Defectos:   largas, delgadas y puntiagudas, orejas colgantes.

 

Pies y piernas

Huesos largos, densidad media, articulaciones bien desarrolladas y proporcionadas al tamaño de las extremidades.

Uñas blancas o color de carne.

Patas traseras y pies llenos, firmes, grandes y potentes.

Defectos: la calidad del pelo y su color debe alcanzar el extremo de las patas.

Descalificación: huesos de las patas delanteras muy pequeños o sombreados en las extremidades delanteras o traseras, todo color de las uñas que no sea el blanco o el color de carne.

Fuente: Infogranja

Esta entrada fue publicada en 04. Información otras especies y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *